Show form My title page contents 2. Click Verify below.

100% de Responsabilidad y Libertad Personal: El Don de Ho´oponopono

En Ho’oponopono hablamos de responsabilidad, 100%, pero ¿qué significa realmente 100% de responsabilidad? Significa que asumimos total responsabilidad por cualquier cosa que experimentamos en este mundo, ya sea una emoción, un sentimiento, un evento o persona. No importa lo que pase, al final del día es nuestra percepción lo que define nuestro mundo interior y exterior.

Es mucho más fácil culpar a alguien o a algo por la forma en que nos sentimos. ¿Cambia eso algo? No. De hecho, incluso si esa persona o evento desaparece, todo lo que se necesita es una situación similar para desencadenar el mismo sentimiento en nosotros. Tomemos el ejemplo de Susan, que fue engañada por su marido. Su primera reacción es culpar a su marido. Se siente traicionada, no amada y enojada. Si ella se hiciera 100% responsable, se daría cuenta que el modo en que se siente es sólo un recuerdo subconsciente, reviviendo en ella una y otra vez. Ese recuerdo se refleja en su experiencia de vida en el mundo exterior.

¿Necesita ella analizar y encontrar exactamente qué es ese recuerdo? ¡No! Esa es la belleza de Ho’oponopono. No tenemos que analizar p en ella por qué nos sentimos de una forma en particular o qué hay en nosotros que está siendo reflejado en el mundo exterior. Todo lo que debemos hacer es decirle a la Divinidad que estamos listos para poner en sus manos este recuerdo y recibir la divina inspiración en su lugar. Es así de simple. En el momento en que tenemos la intención de no volver a ser víctimas o de no volver a culpar a otros por la forma en que nos sentimos, el 80% del trabajo está hecho. La Divinidad hace el resto y nuestro recuerdo es purificado.

La otra opción para Susan sería, no hacerse responsable. En este caso, ella creería que su marido fue el problema, y que ella tiene todo el derecho a sentirse la víctima. Ella creerá que, divorciándose de él, quedará libre del dolor. Por un tiempo las cosas parecen ir bien; ella comienza a salir con alguien más, y los sentimientos de amor y esperanza estarán en el aire, pero una vez más el nuevo pretendiente la engaña. Todos los sentimientos de dolor, enojo y traición aparecen nuevamente. Ella puede seguir en ese círculo vicioso simulando que el problema viene de fuera. O puede hacerse 100% responsable y enviar el recuerdo a la Divinidad para ser purificado y sanado.

En cada vida, nuestro subconsciente recoge nuestras experiencias y los almacena como recuerdos. No hay nada malo con un recuerdo en sí mismo. Un recuerdo es una fotografía de algo que guardamos en nuestro conciencia. Mientras esa fotografía no tenga carga emocional, somos libres. Sin embargo, cuando comenzamos a ensuciar la fotografía con nuestras concepciones, creencias y emociones, ésta se carga energéticamente. Nos volvemos dependientes de la fotografía.

Cuando no liberamos la carga emocional conectada con esos recuerdos, seguimos reviviéndolos como discos viejos, vida tras vida. Esto es conocido como Karma, memoria celular y programación. Nuestro subconsciente es un campo tan extenso que contiene no solo nuestros recuerdos individuales, sino también todos los de nuestra familia y sociedad. Si intentáramos analizar cada uno de esos recuerdos, nos llevaría eones o más librarnos de ellos. En su lugar es mucho más fácil aprender a ser más detallista de cómo te sientes en tu vida y dónde enfocas tu atención. Cuanto más nos dedicamos a observar, más fácil nos es  dejar de buscar culpables fuera de nosotros mismos, y entregar nuestros recuerdos a la divinidad para purificarlos.

Mi pregunta para ti es: ¿Qué quieres hacer? ¿Eliges el drama, el dolor y victimización?, o eliges libertad, paz y alegría? La elección es tuya. Si estás listo para tomar esa decisión, entonces tengo algunos consejos de cosas que puedes hacer diariamente para ayudarte a vivir la vida como una aventura y no como un problema.

Pasos Para Ayudarte.....

1.     Aprende a ser más observador. Cada vez que comiences a juzgar a alguien o algo, recuérda que lo que ocurre es sólo un reflejo de algo en tu subconsciente que se repite una y otra vez en ti, y consecuentemente en el mundo exterior.

2.     Haz algunas profundas inspiraciones abdominales, luego enfócate en tu corazón y repite: “Te amo. Gracias. Te amo. Gracias.” Continúa repitiendo esto mientras te enfocas en tu corazón. Repítelo para ti mismo, y luego repítelo para la situación o persona fuera. Puede que no sientas nada inicialmente, pero con el tiempo, repitiendo “Gracias” y “Te amo” aprenderás que ya no estás luchando o resistiéndote a lo que ocurre, sino que aceptas y amas lo que es. Sólo esto te dará un estado de profunda paz, no sólo a ti, sino a cualquier persona o cosa que esté en el recuerdo que intentas dejar ir.

3.     Di a la divinidad: “Gracias por esta experiencia, estoy listo ahora para entregarte este recuerdo, esta  persona o cosa en él, a ti para su purificación. Estoy abierto a la inspiración divina. Gracias, gracias, gracias”.

4.     Cierra tus ojos e imagina que el recuerdo sube flotando como un globo hacia las manos de la Divinidad.

5.     Abre tus ojos y sabe que la Divinidad transformará ese recuerdo y te enviará inspiración divina. Esta puede venir en formas diferentes; sólo permanece abierto a ella.

Ho’oponopono funciona cuando lo haces parte de tu vida diaria. Cuanto más lo practiques, más frecuentementeserás testigo de esos hermosos cambios en tu vida y la de otros alrededor tuyo.

Sé parte de la ola de amor, y comparte este mensaje con todos aquellos que pienses que pueden beneficiarse leyéndolo, y recuerde no es asumir la culpa, sino la responsabilidad  100%.

Aloha,

Aloha es Amor

Fahad Ullah Khan

 

Para más información sobre cómo participar en los exclusivos eventos de transformación vital de Fahad, haz clic aquí: